» INMUNDO

INMUNDO

INMUNDO

INMUNDO

 

Había intentado pensar cual era el motivo por el cual cada vez estábamos más cerca del famoseo desconocido que de la ética personal pero seguía sin encontrar la respuesta. A veces se resignaba a admitir que la gente se aburría demasiado y había olvidado que pensar era algo más productivo que las teclas de un teléfono, e incluso que si se hacía con asiduidad y algo de concierto podía llegar a ser hasta divertido. Pero pensar estaba demasiado desfasado, ya pocas personas pensaban y menos aún  dejaban lo que pensaban en su memoria. Todo era sabido por todos. El pensamiento había dejado de ser critico en su mayoría.

Ahora el pensamiento era inducido, inducido por todas esas herramientas de control que nos rodeaban y encauzado de forma subliminal al más bajo de los estadios mentales donde la crítica se desvanecía para dejar paso a la aceptación. Todo valía, se escapaba la moral, la ética personal y la capacidad de decidir se limitaba a estar donde debías estar. Eso sí, lo que nunca cambiaría es que el sistema vivía de los que alimentaban al sistema. Bienvenidos al mundo en que la globalización lo controla todo, bienvenidos al mundo en el que la globalización nos obliga a vivir.

© 2014 Marcelo López. Todos los derechos reservados. Política de cookies. Up