» SEAMOS SINCEROS

SEAMOS SINCEROS

SEAMOS SINCEROS

SEAMOS SINCEROS

 

“La frustración se produce cuando las expectativas de una persona no coinciden con los hechos reales. Lo que frustra es el hecho de que los acontecimientos no se produzcan como uno espera. El inmaduro espera que los acontecimientos se sucedan siempre del modo que más le conviene. Cuando esto no es así, le resulta difícil aceptar que sus previsiones eran incorrectas y que había concebido unas expectativas infundadas.

Lo común en estos casos es buscar un culpable, porque resulta más fácil que aceptar el propio error. Tal vez me haya equivocado y es hora de no buscar un culpable, es hora de aceptar que el culpable soy yo. Es hora de aceptar que siga siendo un inmaduro, tan inmaduro de no darme cuenta que plantearse una meta y soñar que puedes alcanzarla es fácil, lo difícil es tomar el camino correcto, las decisiones acertadas que te permitan llegar a ella. No darme cuenta de que lo más difícil es entender como lograrlo.

Así me siento yo, frustrado. Frustrado de ver como cuando tienes las cosas claras y cuentas con los medios necesarios para armarte de valor y jugar a ser valiente, cuando otrora todo funcionaba como una máquina bien calibrada, la vida da un vuelco inesperado y los ceros de mi nómina cambian de posición, se sitúan a la izquierda y se tiñen de un color rojo sangre que empapa de impagos cada letra del piso, cada factura de la luz, cada cuota del colegio bilingüe de mi hijo. Tal vez sea un inmaduro, pero a veces dudo si es mala suerte o son pocas mis ganas de acertar.”

Pasó hasta la última hoja de un libro forrado en cuero en cuyo título en letras doradas podía leerse –Contabilidad, 2013-, y la firmó bajo el título de Epitafio de una empresa arruinada, por un valiente inmaduro.

© 2014 Marcelo López. Todos los derechos reservados. Política de cookies. Up